Tridente Santanter

El Tridente Santander es un conjunto de productos financieros que combina dos o más elementos financieros simples. Se clasifica como un derivado financiero, lo que implica que su rendimiento depende de cómo se desempeñen sus activos subyacentes, en este caso, las acciones de BBVA, Deutsche Bank y BNP Paribas. Este producto es de alta complejidad y conlleva un riesgo significativo, y se comercializó tanto a nivel nacional como internacional.

Su funcionamiento consistía en proporcionar a los inversores un rendimiento fijo del 2% trimestral durante los primeros 3 años de inversión. Al vencimiento del producto, los inversores solo recuperarían su inversión si se cumplían ciertas condiciones específicas. Dado que el capital invertido no estaba garantizado, existía la posibilidad de sufrir pérdidas de capital, como finalmente ocurrió. Estas pérdidas se calcularían utilizando fórmulas complejas basadas en el comportamiento de las acciones subyacentes.

Al llegar el vencimiento del Tridente Santander en julio de 2014, los inversores experimentaron una disminución del 80% en el capital que habían invertido.